Carlota Barrera

La nueva sastrería masculina
05/07/2019 · Por María Ballesteros
carlota barrera moda masculina
Carlota Barrera posa ese aire de sosiego que solo tiene los creadores que, más que tendencias, buscan forjar identidades del presente mirando al futuro. / © Carlos Torres

Con menos de 30 años, la asturiana Carlota Barrera se ha convertido en uno de los nuevos referentes de la moda masculina. Su propuesta, a caballo entre el minimalismo, una nueva sastrería y la estética taurina, ha situado su colección 'The Matador & The fisherman' como la ganadora del prestigioso concurso 'Who’s on next?' organizado por la revista 'Vogue'. Este mes de julio será la tercera vez que presente su propuesta en la semana de la moda de Madrid. En esta ocasión en el Club Allard.

Desde Londres, mientras ultima su colección primavera-verano 2020, Barrera asegura que lo primero que diseñó en su vida fue “un collar de macarrones en el colegio”. Desde aquella manualidad infantil hasta hoy la vida de Barrera, nacida en Gijón hace 26 años, ha evolucionado notablemente. Ganarse la vida en el mundo de la moda, como en cualquier disciplina artística, es toda una hazaña que requiere una dedicación absoluta: “Creo mucho en el proyecto y arriesgar es un factor clave para que las cosas salgan bien. Con el nivel de trabajo que requiere esta industria me sería imposible compaginarla con otra cosa. Si lo hiciera, no podría estar dedicándole toda mi energía y mi tiempo, y terminaría haciendo las cosas a medias”.

En la manera de expresarse de la gijonesa se atisba amor por el oficio, consciencia de su momento profesional y respeto por l@s creadores que, antes de ella, abrieron camino y escenificaron su discurso. Sabe que todavía es una novata y que ganar el certamen Who’s on next es un impulso, no la consolidación de su carrera: “Es una sensación maravillosa saber que un jurado tan experto ha decidido apoyar nuestro proyecto. Le dedicamos un número imposible de horas, y muchísimo esfuerzo, y ver que todo eso es valorado reafirma aún más que tenemos que seguir creciendo”. Y prosigue: Creo que aún soy muy joven como para hablar del reconocimiento en la Industria. Me queda mucho por aprender y recorrer, y espero poder hacerlo poco a poco y disfrutando del camino tanto como lo hago ahora. Me hace mucha ilusión cuando alguien me dice que le gusta mi trabajo, pero no creo que nadie se acerque a pedirme un autógrafo mientras estoy de cañas con mis amigos…”.

Otra masculinidad es posible

El patronaje de The Matador & The fisherman (la colección ganadora), inevitablemente, recuerda al traje corto andaluz que se usa para montar a caballo, rejonear, matar toros o ir de romería: “La colección surgió precisamente de tratar de responderme a mí misma qué era lo que atraía a tantísima gente a los espectáculos taurinos. Tienen una gran parte de belleza, tanto en el traje de luces como en los movimientos que se asemejan a la danza, pero no puedo evitar pensar que el espectáculo es brutal y desgarrador”.

Las nuevas formas de masculinidad, expresadas independientemente del género, la edad y la condición social han contribuido notablemente a la evolución estética, e intelectualizada, de los hombres españoles: “Queda mucho por recorrer, pero vamos por buen camino. La sociedad actual está mucho más concienciada en cuanto a la ideología de género, y hay una labor social importantísima que tiene como objetivo eliminar estereotipos. Esto está propiciando que muchos hombres descubran partes de su personalidad que antes no se permitían descubrir, y está originando un cambio en la forma de vestir y comportarse de muchos hombres. Aún así creo que queda mucho por recorrer, pero vamos por buen camino”.

“La moda me parece un soporte fantástico para expresar un concepto y a la vez encontrar el equilibrio perfecto con la funcionalidad”

Barrera asegura que “la feminidad” tampoco es algo exclusivo de un género. El orgullo de la diversidad de identidades pasa, probablemente, por un buen momento. “Creo que mi aporte singular viene de ser una mujer diseñando para hombre. Inconscientemente siempre hay una parte de feminidad que es intrínseca a mi condición de mujer”, asegura Barrera.

Entre sus referentes estéticos también hay espacio para obsesiones dispares: “Me considero una persona bastante ecléctica, y en mi opinión es una suerte porque me permite disfrutar de muchas cosas. Puedo pasar de obsesionarme con la vestimenta de un trompetista de jazz de los años 50 a interesarme por la escena de las raves”. Y continúa: “La moda me parece un soporte fantástico para expresar un concepto y a la vez encontrar el equilibrio perfecto con la funcionalidad”.

Uno de los personajes que se ha servido de las prendas de Barrera como vehículo de expresión ha sido el director y actor Paco León; en concreto, vistió de Barrera para la fiesta de presentación de la serie Arde Madrid: “Nos pidió algunas prendas para unos retratos y le llamó la atención la camisa roja de nuestra colección de verano 2019. Me hizo mucha ilusión recibir su mensaje. Le admiraba mucho como profesional y ahora que he podido conocerle también le admiro como persona”.

Sobre el porvenir de los diseñadores jóvenes se muestra cauta: “Cada generación tiene sus fallos y virtudes. Muchas de mis referencias son creadores de una o dos generaciones anteriores a la mía, que han cambiado la moda en muchos sentidos, pero reo que ahora se están haciendo cosas muy interesantes y de alguna forma u otra también quedarán escritas para el futuro”.