Willy Hernangómez y Quino Colom

“Jugar en equipo siempre te hace más fuerte”
02/09/2019 · Por Fruela Zubizarreta
WILLY HERNANGÓMEZ

Doce nombres apuntados en una lista con vocación de hacer historia. La Selección de Baloncesto de España se enfrenta al Mundial 2019 con los mejores augurios. Charlamos con dos de sus jugadores —un ACB y un NBA—, que hablan en nombre de los doce que vuelan a China, para comprobar que no hay mayor placer que jugar en equipo para dar forma, cada día, a la palabra compañerismo. Así son Quino Colom, del Valencia Basket, y Willy Hernangómez, del Charlotte Hornets. ¡A por todas!

Nos encontramos con Quino Colom (Andorra la Vella, 1988) y Willy Hernangómez (Madrid, 1994) en el Pabellón Triángulo de Oro de la capital. Asistimos al último entreno antes de la gira preparatorio del Mundial de Baloncesto de China 2019. En el ambiente flotan dos poderosas sensaciones: alegría y optimismo. Disparemos a canasta con forma de preguntas.

¿Cuáles son tus expectativas para este Mundial 2019?
Quino Colom: Empiezo con muchas ganas. Me hizo mucha ilusión estar entre los doce elegidos para ir a China. Pero, sobre todo, lo que quiero es disfrutar del camino y del hecho de estar allí.
Willy Hernangómez: Todo sabemos que es muy complicado llegar hasta aquí, por eso nuestra ilusión y motivación son tan grandes. Vamos a luchar cada día por el título.

¿Dónde estabas durante la final del Mundial de 2006?
Quino Colom: Debía de tener 16 o 17 años. Lo vi con mi padre, mi madre y mi hermano. En casa todos somos muy seguidores del baloncesto, sufrimos y disfrutamos mucho con ese torneo.
Willy Hernangómez: Recuerdo perfectamente que estábamos toda la familia de vacaciones, en un camping, y pendientes de un televisor pequeño que teníamos. Diría que mi hermano (Juancho Hernangómez, miembro también de la Selección Española de Baloncesto) y yo no éramos muy conscientes de la situación y de la grandeza que todo aquello supuso, pero sí, en mi casa ver un Mundial en familia es casi obligatorio, sobre todo porque mis padres son exjugadores de baloncesto.

¿Sois una selección de millennials?
Quino Colom: No me gusta decirlo, pero sí, estamos bastante enganchadillos al móvil. Yo no soy de los que más, pero hay muchos aquí a los que les encanta Instagram o Twitter y que no paran de poner fotos todo el día.
Willy Hernangómez: No te creas, más de la mitad de la selección hemos tenido la suerte de compartir vestuario con la generación del 80 muchos años. La Pocha sigue estando ahí y sigue siendo la identidad del equipo en los viajes y en los tiempos libres. Obviamente, todo el tema de las series de televisión y las redes sociales nos ocupan un tiempo, pero al final La Pocha sigue siendo nuestro símbolo.

¿Qué es lo mejor y lo peor de las concentraciones?
Quino Colom: Lo mejor, sin duda, es cómo nos lo pasamos los compañeros y cómo disfrutamos del día a día. Nos llamamos familia y es por algo. Somos un grupo que está muy a gusto cuando estamos justos y es así desde el principio.
Willy Hernangómez: Lo mejor son los ratos divertidos que pasas con el equipo: entrenamientos, cenas, en la piscina... Pasamos mucho tiempo sin vernos entre concentraciones y por eso ahora me encanta la idea de estar juntos casi dos meses. Lo peor es no ver a la familia, sobre todo para jugadores que vivimos en otros países.

¿Cuál es tu mejor aportación a esta Selección, tu mayor talento?
Quino Colom: Con este grupo de jugadores mi mayor aportación, quizá, es el crear ventajas a los compañeros, aunque muchos ni las necesitan. Mi juego de pick and roll es lo que mejor puedo hacer y como más puedo aportar.
Willy Hernangómez: Creo que mi corazón, mi garra y las ganas que le pongo. Siempre intento hacer buenos bloqueos, rebotear y transmitir energía positiva. Pero sobre todo: la fuerza.

De no jugar al baloncesto, ¿a qué te habrías dedicado?
Quino Colom: Jugaba al tenis, me gustaba bastante. Era mi otra opción. Lo que pasa es que el baloncesto, al ser un deporte colectivo, al tener compañeros, me resulta más ameno y bonito. Para mí es algo sensacional porque jugar en equipo siempre te hace más fuerte.

Willy Hernangómez: Empecé la carrera de Magisterio, me encantan los niños, pero aún no he podido terminarla. Me conformo con participar de vez en cuando en un campus para niños junto a mi hermano. Pero sí, seguro que hubiese sido profesor.

¿Quién es tu ídolo?
Quino Colom: Sin duda, mi padre. Él es el espejo en el que me he mirado siempre. Y como jugador, siempre he sido muy fan de Šarūnas Jasikevičius y de Steve Nash. Ambos eran bases y parecía que, por sus cuerpos, quizá no podían jugar donde estaban, pero luego eran los mejores porque lo controlaban todo, sabían hacer de todo.
Willy Hernangómez: Pau Gasol. He tenido la suerte de tenerlo muy cerca y de mantener con él una amistad familiar. Pau es todo un referente para mí. Ojalá que pueda seguir aprendiendo de él.

¿Qué te regalarás si ganáis el Mundial?
Quino Colom: Tendría que esperar a las vacaciones, porque a los cinco días del Mundial tengo la Supercopa con el Valencia Basket, mi equipo. Después me regalaría unas supervacaciones con mi mujer y mi hija.
Willy Hernangómez: Si conseguimos una medalla o el título lo disfrutaría sobre todo con mi hermano y con la familia, que luego nos pasamos todo el año fuera y los echo mucho de menos.