Sergio Scariolo

Éxito español con acento italiano
02/09/2019 · Por Iñigo Esteban
SERGIO SCARIOLO
El técnico italiano Sergio Scariolo afronta un nuevo desafío al mando de la selección española de baloncesto: el Mundial de China. © FEB

Cinco medallas con el equipo nacional, además de sus experiencias en varios de los banquillos más prestigiosos de la Liga ACB, convierten al entrenador italiano de la Selección Española de Baloncesto en el técnico más laureado de la historia de nuestro país. Tras lograr su primer anillo de la NBA, se enfrenta a uno de los pocos retos que aún le faltan: el Mundial de China.

Los Gasol, Navarro, su actual jefe y presidente de la Federación, Jorge Garbajosa, Felipe Reyes… Son algunos de los históricos que ha dirigido a lo largo de sus 30 años de trayectoria Sergio Scariolo (Brescia, 1961), un italiano que sin ni siquiera haber nacido en el Mediterráneo ha sido nombrado hijo adoptivo de Málaga. En Marbella es, precisamente, donde se ve el día de mañana junto a su familia y amigos, aunque asegura que para eso falta tiempo.

Tres oros europeos, la plata olímpica de Londres y el bronce en Río 2016 no son suficientes para el italiano más exitoso de España. Tras conquistar recientemente la NBA como asistente de Nick Nurse en los Toronto Raptors, declara que aún tiene mucho que aprender y que disfrutar de una selección que, aunque no es la suya de nacimiento, sí lo es de corazón.

¿Qué expectativas tienes de cara a un Mundial en el que no estarán los dos grandes estandartes del baloncesto nacional de los últimos años, Navarro y Pau Gasol?
El Mundial siempre es una competición fantástica, con una repercusión enorme, con equipos muy fuertes... También muchos países tienen hoy en día jugadores en la NBA. Nuestras expectativas siempre son las de intentar ser una de las mejores selecciones. Obviamente tenemos claro que va a ser cada vez más complicado luchar para mantener esta competitividad, pero este es nuestro orgullo y nuestra identidad. Somos gente que ha ganado en todos los sitios a los que ha ido y queremos intentar volver a hacerlo, a veces desafiando realidades mucho más potentes que la nuestra, como puede ser Estados Unidos, o aparentemente más poderosas, como equipos con un alto número de jugadores NBA en plena eficiencia. Este es nuestro reto y lo afrontamos con ilusión y optimismo.

¿Quién cogerá el testigo de estos jugadores en el baloncesto español?
Sustituir a grandes estrellas como Pau Gasol, Reyes o Navarro es totalmente imposible. Son y han sido de los mejores jugadores de la historia del baloncesto mundial. Lo que sí podemos hacer es no perder de vista su ejemplo, porque no han llegado a ser grandes estrellas solo por su talento, sino también por su trabajo, su ilusión y su carácter de liderazgo. Dicho esto, el baloncesto español cuenta con jugadores de mucha calidad y, sobre todo, capaces de seguir formando un equipo. Más que buscar herederos de esta generación hay que procurar desarrollar el talento que tenemos, que los jugadores de mayor proyección puedan tener sus oportunidades y adquirir experiencia a nivel internacional y en campeonatos nacionales. Y, por supuesto, seguir manteniendo la identidad de equipo, esa capacidad de que el conjunto supere la suma de las individualidades, que ha sido siempre nuestra característica y que tiene que seguir siéndolo.

“Más que buscar herederos de esta generación hay que procurar desarrollar el talento que tenemos”

Italiano de nacimiento, pero con una trayectoria forjada, además de en tu país, en España, Rusia y, desde hace poco, en Estados Unidos con los Toronto Raptors. ¿Hay mucha diferencia entre el baloncesto europeo y el norteamericano?
El título de la NBA a nivel emocional y afectivo es parecido a los que he ganado en otras etapas de mi carrera, pero tiene una dimensión tremenda y una repercusión mundial de un alcance extraordinario. Esta es un poco la diferencia real. La cobertura que le dan los medios a esta competición, los millones de aficionados que siguen la NBA, que es obviamente muy superior a cualquier otra competición… Eso hace que valore mucho lo que puedo aprender aquí. También a nivel de juego, porque hay mucha diferencia. En Estados Unidos hay tendencias que, probablemente, a Europa llegarán un poco más tarde y que se adaptarán para aplicarlas en píldoras. Por otro lado, la NBA es un mundo bastante prudente ya no tanto a la hora de incorporar talento, que en eso sí son muy generosos, sino de aplicar formas de ver y de trabajar.

Será tu octavo gran torneo dirigiendo a la Selección, has pasado por Baskonia, Unicaja y Real Madrid, has sido, incluso, nombrado hijo adoptivo de Málaga… Con todos estos años llenos de éxitos en nuestro país, ¿te sientes ya un español más?
Evidentemente, mi vinculación con España está a prueba de cualquier cambio, al margen de dónde me lleve mi profesión, que puede ser en este momento a Norteamérica, Rusia, de vuelta a Italia… Mi ‘base de operaciones’ y donde hemos elegido tener nuestro hogar es Marbella, y, francamente, no veo ninguna razón para cambiar. Hay muchísimas cosas que me encantan de España, aunque soy una persona capaz de ponerse en situación e intentar encontrar lo mejor allá donde vaya y olvidar lo que se echa de menos, que es un poco una clave para adaptarse a vivir bien en muchos sitios.

Y a nivel cultural y de estilo de vida, ¿ha sido muy fuerte el cambio? ¿Qué es lo que más echas de menos de Italia o de España?
No soy de los que echa de menos. Añoro a las a personas, pero me adapto a los nuevos hábitos, intentando mantener los que son míos propios y a los que no quiero renunciar. Pero hay que saber adaptarse, estar en la ciudad, en el país y en el continente y hacerlo con naturalidad, procurando ver el vaso medio lleno. Incorporar costumbres y cosas positivas nuevas respecto a lo que uno está acostumbrado. Esta es la suerte de poder viajar y vivir en culturas diferentes y, además, muy evolucionadas en muchas cosas, aunque no en todas, por supuesto. La cultura de Canadá es parecida a la de Estados Unidos, pero también diferente a la hora de cómo se interpretan y se viven las relaciones interpersonales.

El día de mañana, cuando dejes los banquillos, ¿dónde te ves viviendo?
En este momento no pienso en un retiro, ya que lo veo bastante lejano. A nivel profesional estoy encantado de estar donde estoy. Es una dimensión que me gratifica mucho, aunque siempre he estado abierto a lo que se presentara en mi carrera. Y a nivel personal, a veces los hijos pueden tener una importancia específica, y todavía no sabemos qué peso van a tener. Ellos se están preparando para tener una experiencia norteamericana, y veo que a muchos jóvenes esta les ha marcado tanto como para decidir quedarse. Pero, honestamente, si no se producen cambios drásticos, yo, personalmente, no veo otro lugar donde retirarme que no sea Marbella, junto a mi mujer, a mis amigos y a mis hijos, si es que están.

Currículum

Sergio Scariolo (Italia, Brescia, 1961) es el entrenador de la Selección Española de Baloncesto masculina desde el año 2015. Anteriormente ya fue seleccionador nacional entre los años 2009 y 2012 y durante sus dos etapas al frente del combinado español acumula tres oros y un bronce en Eurobaskets, una plata en los JJ. OO. de Londres 2012 y un bronce en los JJ. OO. Río 2016. A nivel de clubes ha dirigido al Victoria Libertas (1990-1993), Fortitudo Pallacanestro Bologna (1993-1997), Olimpia Milano (2011-2013) en Italia; Baskonia (1997-1999 y 2013-2014), Real Madrid (1999-2002) y Unicaja de Málaga (2003-2008) en España; y Khimki BC (2008-2010) en Rusia. Este año ha emprendido su primera aventura en la NBA como asistente en los Toronto Raptors, con quienes  acaba de sumar el primer anillo a un palmarés a nivel de clubes en el que figuran una Liga italiana, dos Ligas ACB y dos Copas del Rey españolas.