García Madrid

La respuesta al nuevo hombre

22/08/2019 · Por Agustín Velasco
FOTOGRAFÍA GARCIA MADRID
Manuel García, parte visible de la prestigiosa sastrería contemporánea García Madrid, siempre ha tenido claro que su compromiso con la moda masculina pasa por cambiar las formas pero no el fondo. ©García Madrid

Cuando el jienense Manuel García inauguró en 2006 su tienda de moda masculina García Madrid poco podía imaginar que iba a convertirse en uno de los nombres que protagonizarían un cambio radical en el universo de la sastrería en España. García Madrid llegó para poner luz en los espacios tradicionalmente oscuros donde se crea la magia del traje a medida, a romper con la ortodoxia y ofrecer soluciones estéticas contemporáneas para hombres de hoy que quieren disfrutar del servicio de sastrería de toda la vida pero desde un enfoque moderno.

Manuel García (Villacarrillo, Jaén, 1970) siempre ha tenido claro que su compromiso pasa por cambiar las formas, no el fondo. Su saber hacer radica en la búsqueda incansable de la elegancia, en la apuesta por la calidad en la confección y los tejidos y en los detalles cuidados hasta el límite, todo ello siempre en una constante apuesta por el diseño conectado con la realidad del hombre y su tiempo. Tomar el pulso de las nuevas necesidades del consumidor masculino es algo que había aprendido en su tienda multimarca abierta en 1996 en la calle Fuencarral de Madrid. Allí había empezado a detectar el nicho de mercado creado por una nueva generación de clientes que buscaban un ‘algo extra’ en la sastrería.

García Madrid es una empresa viva, que ha ido construyéndose paso a paso, creciendo y también replegándose cuando ha sido necesario. Ha desfilado en pasarela, pero se ha hecho un nombre en la alfombra roja del cine español donde visten, de Asier Etxeandia a Hugo Silva pasando por Javier Rey, a lo más brillante de nuestra industria. Ha llegado a tener tienda en Barcelona e incluso realizó una incursión en el mercado chileno, para terminar centrándose en sus tres actuales espacios de la capital: el de Malasaña, el de Serrano y un outlet (también en Malasaña) que está en fase de reconvertirse en un proyecto diferente y emocionante.

Más de una década con García Madrid, ¿qué ha sido lo más complicado hasta llegar al momento presente?
Ha sido como una carrera de fondo, con sus obstáculos y todo, a la que nos hemos enfrentado con paciencia y constancia. Con mucho trabajo cada día y con el objetivo de mejorar paso a paso.

Pero no todo han sido obstáculos, también ha habido muchos y muy buenos momentos.
Sí, sobre todo la incorporación de David García a la marca y la apertura de nuestra tienda en el barrio de Salamanca. También el reconocimiento obtenido después de ser la primera marca exclusivamente masculina que desfiló en MBFW Madrid. La moda masculina dio un gran paso adelante. Hay un nuevo paso que está a punto de convertirse en realidad y que nos hace especial ilusión: nuestro nuevo espacio dedicado a la mujer García Madrid.

Entonces, ¿nace oficialmente García Madrid Mujer?
¡Sí! Estamos rediseñando el outlet de Malasaña para convertirlo en un contenedor de creatividad donde estará presente la nueva colección para mujer, que convivirá con la creatividad de otros diseñadores invitados, jóvenes creadores y artesanos. García Madrid Azul es un gran proyecto con el que estamos muy ilusionados. Verá la luz con la próxima temporada otoño/invierno.

Tres locales en Madrid es una muy buena dimensión empresarial para una marca como la vuestra.
A pesar de los momentos de inestabilidad actuales en el sector, seguimos repletos de creatividad y gozando de total independencia y libertad. Nuestras tiendas de Malasaña y Serrano seguirán funcionando como hasta ahora, con la colección de prêt-à-porter y con el servicio a medida.

¿Cómo es el hombre español a la hora de vestir?
Aún es bastante conservador y le cuesta incorporar a su estilo nuevas formas y colores, aunque estamos consiguiendo avances significativos.

Eso hace especialmente complejo al mercado español, ¿verdad?
En estos momentos, donde hay tanta información, muchos hombres se sienten perdidos. Desde García Madrid hemos conectado con ellos y les ofrecemos de una forma clara y sencilla un asesoramiento personalizado, con el que podemos solucionar sus necesidades y de paso, hacer nuevos amigos.

Aún así, el hombre García Madrid se sale de la norma, ¿cómo es?
Es un hombre de ciudad que se sabe guapo, se siente seguro y se ve cómodo y elegante cuando va vestido con un traje de García Madrid. Posiblemente por eso cada vez más clientes nos eligen para que les vistamos en los momentos más importantes de su vida.

Y cuando hablamos de momentos importantes hablamos del matrimonio. ¿Qué peso tiene el traje de ceremonia en tu negocio y en qué aspectos se han ‘renovado’ los cánones de estos?
En estos momentos constituye un porcentaje bastante alto de nuestras ventas. Hemos optado por vestir a los hombres para este momento tan importante en su vida con una colección avanzada y distinta a lo que se había ofrecido hasta el momento, aportando calidad y diseño, convirtiendo a nuestros clientes en los auténticos protagonistas del evento.

Quizás sea eso lo que hace que tantos actores confíen en ti para vestirlos en presentaciones oficiales.
Llevamos desde el principio apoyando a la cultura de este país, con un cariño especial por todos los amigos que tenemos en la industria del cine. Así hemos conseguido convertirnos en un referente habitual de alfombras rojas y entregas de premios nacionales e internacionales. Para nosotros cualquier cliente tiene el derecho y el deber de verse estupendo vistiendo una marca local como la nuestra.

¿Qué heredas de la tradición de la sastrería clásica?
La pasión por lo bien hecho.