Alejandro Palomo

“Palomo Spain es una aventura que a veces me cuesta la vida”
08/08/2019 · Por María Ballesteros
PALOMO SPAIN
El diseñador posa en el madrileño hotel Only You Barquillo con un 'look' construido a base de azules mediterráneos. © Mario G. Sánchez

Alejandro Palomo ha conseguido volver a hacer de la moda española un lugar interesante y lleno de riesgo. Su juventud, su imaginario 'psicorromántico' y su sólida formación están contribuyendo a que España suene con fuerza, otra vez, en el mundo de la moda.

Nos encontramos con Alejandro Palomo (Posadas, Córdoba, 1992) recién aterrizado de París, ciudad en la que ha presentado su colección primavera/verano 2020. “Cuando estoy allí me siento muy realizado. Es estar en el corazón del negocio de la moda y es cuando veo que mi trabajo cobra todo el sentido, donde se responde bien a mis propuestas, donde el círculo se completa”.

Esta ciudad —al igual que le sucede a Londres, Milán o Nueva York— representa tanto el cerebro como el corazón de la moda y escenifica que la industria es un engranaje real que, además de hacer soñar, genera puestos de trabajo. “París tiene la cultura de la moda porque la ha vivido desde siempre. Es un oficio real, no es algo lejano. Desgraciadamente, nosotros no tenemos una gran industria”, explica.

La semana de la moda madrileña —que nació en una carpa de circo situada en la Plaza de Colón y que ya tiene 34 años— continúa haciendo esfuerzos por evolucionar y crecer. Coyuntura sobre la que Palomo tiene algo que aportar: “Madrid es una ciudad increíble y, todavía, muchos editores internacionales de moda no lo saben. Vendrían aquí y se lo pasarían tremendo. Hay que hacer eventos más redondos: fiestas, cenas, presentaciones en sitios singulares. La semana de la moda tiene que ser una realidad mucho más integrada en la ciudad”.

El nombre de la nueva colección de Palomo Spain, Pompeya, hace referencia a la mítica ciudad que fue sepultada por la erupción del Vesubio en el año 79. Arrasada, que no olvidada. “Esta colección empezó con la idea de que la ropa debería estar más vivida, más usada… Prendas con memoria que formen parte de ti. Es como si quienes llevan esta colección fuesen gente de la antigüedad que, de repente, se despiertan y se ven en medio de una rave psicodélica. Me gusta mucho el contraste entre lo natural y lo artificial”.

Sobre la chispa que enciende su creatividad, que compara con uno de esos flechazos amorosos que te trastocan la vida, el diseñador de Posadas reconoce que “tiene que ser un momento intuitivo que refleje algo personal”. Y prosigue: “Para que algo tenga sentido siempre tiene que contar algo de mi historia en el mundo de la moda: en qué momento estamos en cada temporada, cuál es nuestra sensación, cómo queremos que la marca evolucione, un contexto, un viaje, una anécdota”.

“Madrid es una ciudad increíble y, todavía, muchos editores internacionales de moda no lo saben"

Al escuchar a este joven diseñador, que en breve empezará a grabar la tercera temporada de Maestros de la costura, se aprecia ese algo propio de los más grandes. “El último año me he dado cuenta de que antes todo era yo, yo y yo. Ya no. Tengo un gran equipo que apoya mi visión y habla mi lenguaje. Somos muchos los que buscamos la perfección”, asegura. En ese equipo, por supuesto, están sus padres: “Siempre tuvieron fe en que esto iba a pasar. Mi padre está igual de tarado que yo y desde el principio quería más y más”. (Risas).

Palomo Spain le ha dado a Alejandro Palomo popularidad y la posibilidad de trabajar con artistas como Rosalía, Beyoncé o La Veneno, pero… ¿también una facturación razonable? ¿Puede vivir Alejandro de sus colecciones? “Todavía no puedo asegurarlo al cien por cien. Tengo un negocio que crece y funciona día a día. Poner en marcha una firma y ser joven es complicadísimo. A mí, a veces, me cuesta la misma vida, pero es lo que quiero hacer”.