Elena Pancorbo

En qué piensan las mujeres
19/08/2019 · Por Rosario Fernández
LA ILUSTRADORA ELENA PANCORBO
El universo de Elena Pancorbo está formado por mujeres de miradas intensas, mujeres delicadas, aparentemente frágiles a pesar de tener cuerpos fuertes, bien definidos y tatuados. © Elena Pancorbo

Con más de 100.000 seguidores en Instagram y casi 25.000 en Facebook, sus fans descubrieron de forma virtual el arte de Elena Pancorbo. Editoriales como Planeta, Penguin Random House o Anaya le han dado visibilidad en el real.

Se autodefine como “una chica que dibuja desde que tiene uso de razón y que tiene la suerte de dedicarse profesionalmente a lo que le gusta”. Elena Pancorbo (Jaén, 1990) confiesa que no fue ella la que decidió que se dedicaría a la ilustración, sino que más bien fue la ilustración la que la buscó a ella. “No tenía pretensiones de dedicarme profesionalmente a este mundo, simplemente hacía lo que me gustaba hasta que un buen día me vi inmersa en ello”.

Las reacciones y el interés de la gente por su trabajo hicieron que ya no hubiera marcha atrás. Fue así cómo lo que, en un principio, no era más que una afición pasó a convertirse en su modo de vida. Sin duda, las redes sociales, tuvieron mucho que decir en ello hasta que editoriales como Planeta, Penguin Random House o Anaya, entre otras, la redescubrieron gracias a ese mundo virtual y le dieron visibilidad en el real. Algo similar a lo que les ha ocurrido a colegas de profesión, como Mercedes Bellido o Paula Bonet. Y es que, según la artista jienense, la ilustración en nuestro país pasa por un buen momento. “Editoriales y marcas están bastantes comprometidas con esta disciplina. Cada vez se reclama más una figura como la nuestra para que dé su visión artística de un proyecto”.

La artista ha encontrado en el dibujo una forma de expresarse, de contar algo, de comunicar sin la necesidad de palabras.Para mí es todo mi mundo, un mundo que me permite expresarme”. Y, sin duda, las grandes protagonistas de su universo particular son las mujeres. Las mujeres que dibuja Elena Pancorbo son bellas, dulces y están llenas de sentimientos, de recuerdos pasados, presentes o de aquellos que aún están por llegar. Son mujeres con miradas intensas, que miran sin dudar; son mujeres delicadas, aparentemente frágiles a pesar de tener cuerpos fuertes, bien definidos y tatuados. De hecho, como la artista destaca “me gustan mucho otros campos en el arte. Sinceramente, me llama mucho la atención el mundo del tatuaje pero, como todo, requiere tiempo y dedicación y ahora mismo estoy en un momento muy bueno y no quiero despistarme”.

Volviendo a su estilo, cercano al hiperrealismo, y a su forma a la hora de dibujar, la artista asegura que ha probado muchas técnicas tanto a lo largo de su etapa de estudiante —se graduó por la Universidad de Granada en Bellas Artes y cuenta con una amplia formación en el mundo del cómic e ilustración— como una vez que concluyó su fase formativa. “Considero fundamental el aprendizaje de la técnica”. El pastel en barra le permite trabajar con rapidez y obtener el característico aspecto vaporoso de sus ilustraciones. Y si quiere dar más información, complementa el pastel con el lápiz de color. Porque, como ella misma destaca, “me gusta el realismo, pero con un toque creativo”.

La figura femenina es, hasta ahora su seña de identidad, aunque también ha dibujado a hombres. Pero, ¿qué es lo que inspira a Elena Pancorbo?Últimamente, me dejo llevar por mis propios sentimientos, siempre me ayudó apoyarme en el cine, la poesía, la música, pero con el tiempo esas ramas no suponen nada mas que el empujón para hablar y expresar lo que uno lleva dentro”.

"El dibujo es todo mi mundo, un mundo que me permite expresarme”

Inspiración y trabajo no le faltan. En la actualidad, Elena se encuentra en un muy buen momento, “cerrando algunas portadas e ilustraciones en el ámbito editorial y trabajando en dos proyectos personales que requieren tiempo y constancia”. Ya no tiene tiempo para pensar qué hubiera sido de su vida sin la llamada de la ilustración. “Quien sabe, pero la verdad es que no tengo mucho interés en saber que sería. Me gusta pensar que estoy en el lugar que tengo que estar”.