Valencia

Capital Mundial del Diseño 2022

17/10/2019 · Por Rafa Cervera
valencia diseño 2022
El complejo de la Ciudad de las Artes y las Ciencias lleva la firma de Santiago Calatrava y Félix Candela. © Cortesía de Turismo Valencia

El pasado 9 de septiembre se hizo realidad un sueño para Valencia. La ciudad fue elegida por la World Design Organization (WDO) para ser Capital Mundial del Diseño en 2022, haciéndose con un título que previamente han ostentado Lille, Seúl o Helsinki.

Que Valencia siempre ha gozado de una poderosa cantera de diseñadores es un hecho conocido por todos. Con nombres en su rico historial como los de Josep Renau o Luis Debón, la ciudad se prepara ahora para celebrar el presente de un talento que durante mucho tiempo ha formado parte de la identidad valenciana, ya sea a través de las tradiciones —las Fallas—, la moda Francis Montesinos— o la ilustraciónPaula Bonet o Paco Roca—.

Esta aventura comenzó cuando algunos profesionales del diseño verbalizaron sus ilusiones. En 2017, el diseñador Xavi Calvo publicó un artículo en el que llamaba la atención sobre diferentes acontecimientos celebrados en Valencia en los que el diseño ejercía una función vital. A su vez, Vicente Pons, responsable de Point —una centenaria empresa de diseño—, visitó México D.F. cuando esta ejercía como Capital Mundial del Diseño 2018. Allí mismo empezó a discutir la posibilidad de que Valencia concursara para lograr esa misma capitalidad, de periodicidad bienal, de cara al 2022. Tras meses de arduo trabajo, hace solo unas semanas, el comité de la WDO hizo oficial su veredicto: Valencia fue elegida como World Design Capital 2022 (VWDC 2022). Aquel “¿y por qué no?” que tantas veces se habían repetido profesionales como Pons o Calvo resultó ser una frase llena de razón y, sobre todo, de futuro.

“Hay que entender el diseño como algo que está en nuestro día a día”, explica Calvo. “Es algo muy transversal y ese es uno de los primeros mensajes que queremos comunicar con esta iniciativa. El diseño está en el urbanismo, en la manera que tenemos de plasmar mensajes de contenido social como puede ser la lucha por la igualdad de géneros. Es algo que está en todas partes en nuestra vida cotidiana, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. En una silla cómoda o en una interfaz que te facilite hacer una transferencia bancaria desde tu ordenador. Es algo que ayuda a la gente a ser feliz”.

Una historia ligada al diseño

Pero sin duda, uno de los rasgos más importantes es el peso histórico de Valencia en el diseño, que se remonta a dos siglos atrás. Calvo recuerda a Luis Dubón, uno de los grandes pioneros en este campo. Su mirada modernista se materializó en una serie de carteles, pinturas y diseños que dieron una nueva y contemporánea imagen de Valencia durante la primera mitad del siglo XX. Suyas son las primeras etiquetas que se imprimieron para darle a la exportación de naranjas un nivel más competitivo. También está el antecedente del pintor José Segrelles, que realizó los primeros carteles de Fallas, encargados por la Sociedad Valenciana del Fomento del Turismo en 1929. Durante los años ochenta, el estudio La Nave ejerció de agente modernizador del diseño local y nacional. Y por supuesto, no hay que olvidar que, aunque esté instalado en Barcelona, Javier Mariscal nació y dio sus primeros pasos profesionales aquí.

“Tenemos un pasado, pero también un presente”, añade Calvo. Como muestra, este verano, la Comic Con de San Diego premiaba a Paco Roca por su trayectoria. Ana Criado ha estado nominada a los Emmy en la categoría Mejor Diseño de Títulos de Crédito por la serie Star Trek: Discovery. Y el equipo Hyperloop de la Universidad Politécnica de Valencia fue premiado en julio en Los Ángeles por su propuesta de pod [transporte del futuro]”.

Para una ciudad que hasta no hace mucho sufrió las consecuencias de la fiebre de los grandes eventos, esta propuesta certifica una nueva etapa y lo hace en un momento en el que la ciudad ha experimentado un renacer cultural, urbano y social. “Se trata de aprovechar lo que tienes, hacer que destaquen nuestras virtudes y nuestras riquezas. Valencia no es la cuna de grandes pilotos de Fórmula 1, pero sí de grandes diseñadores. A veces no somos conscientes del potencial de talento que albergamos, pero hay muchísimos valencianos trabajando a escala internacional”. Xavi Calvo pone más ejemplos, como el estudio de Inma Bermúdez, que desde una casa sostenible en un pueblo de Valencia, diseña para Ikea muebles y complementos que, probablemente, muchos tengamos en nuestras casas.

Aunque las actividades comenzarán de manera oficial en el año 2022, se puede decir que la maquinaría ya ha empezado a moverse. Desde la misma presentación a la candidatura, la ciudad ejerce ya como escaparate de sus profesionales relacionados con el diseño. Un sector, que, como ya ha dicho Calvo, es transversal en más de un sentido. Moda, diseño industrial, ilustración, arquitectura, diseño gráfico o videojuegos son algunas de las categorías incluidas en esta convocatoria. “Uno de nuestros objetivos ­—concluye Calvo— es mostrar cómo el diseño puede transformar a una ciudad, cómo puede hacerla mejor”. Sin lugar a dudas, habrá un antes y un después del 2022 para la capital del Turia.

EL PLAN DE ACCIÓN

Durante los doce meses de 2022 se sucederán diversas actividades. Cada mes estará ligado a un área. Enero, por ejemplo, estará vinculado al cambio climático. Marzo lo estará al feminismo, y como en diciembre Valencia se convierte en sede de uno de los diez maratones más importantes del mundo (el Trinidad Alfonso), ese mes estará dedicado al deporte. Las conferencias, exposiciones, talleres y demás actividades se desarrollarán en espacios tan emblemáticos como el centro de arte Bombas Gens y museos como el IVAM, el MuVIM o el Centre del Carme Cultura Contemporània (CCCC). Además, en 2020, Valencia será también la sede de los European Design Awards.